Razones Contra los dias de Festivales o dias Santos.pdf / By David Calderwood

Razones contra los días de festivales o                                  dias Santos

By Covenanter David Calderwood

Trad. Eduardo Algeciras

Copyright © 1997 Naphtali Press

(1575-1651) (1619).

Desde el comienzo de la Reforma hasta el presente año de nuestro Señor 1618, el Kirk de Escocia ha condenado de diversas maneras la observación de todos los días santos, excepto el Día del Señor. En el primer capítulo del Primer Libro de Disciplina escrito en 1560, la observación de los días santos para los santos, la fiesta de Navidad, la circuncisión, la epifanía, la purificación y otras fiestas de nuestra Señora se encuentran entre las abominaciones de la religión romana. como no tener ni mandamiento ni seguridad en la palabra. Se afirma además que los obstinados mantenedores y maestros de tal abominación no deberían escapar del castigo del magistrado civil. El libro mencionado anteriormente fue suscrito por el Consejo secreto del Señor.

En la Asamblea General celebrada en Edimburgo en el año 1566, se aprobó la última confesión de Helvética, pero con una excepción especial contra algunos días santos dedicados a Cristo: estos mismos días que ahora se instan. En la Asamblea celebrada en 1575, se presentaron quejas contra los ministros y lectores junto a Aberdeen, porque reunieron a la gente para orar y predicar en ciertos días de patrocinadores y festivales. Del mismo modo, se ordenó presentar una queja al Regente sobre la ciudad de Drumfreis por instar y convocar a un Lector al kirk con Tabret y Whistle para que leyeran las oraciones todos los días santos de Yule, o Navidad, ante la negativa de su propio Lector. Artículo, se formó un artículo para ser presentado al Regente, anhelando que todos los días hasta ahora se mantuvieran santos en el tiempo del Papismo al lado del Día del Señor, como el día de Yule, los días de San, y otras fiestas similares, pueden ser abolidas, un castigo civil designado contra los observadores de dichos días. Banquetear, jugar, festejar y otras vanidades en los días previstos es condenado.

En la Asamblea celebrada en abril de 1577, se ordenó que el Visitante, con el asesoramiento de la Asamblea sinodal, amonestara a los ministros predicando o ministrando la comunión en Pasche, Yule [Semana Santa y Navidad], u otros como tiempos supersticiosos, o lectura de lectores , desistir, bajo el dolor de la privación. La dedicación de días se abjuró en la confesión de fe escrita en el año 1580. Se formó un artículo en la Asamblea en el año 1581, que anhelaba una ley del Parlamento contra la observación de los días festivos dedicados a los santos, y encendiendo fuego de huesos. En la Asamblea celebrada en febrero de 1587, se conmovió humildemente a Su Majestad que Pasche y Yule fueron observados supersticiosamente en Fife y sobre Drumfreis. En la Asamblea celebrada anno 1590, Su Majestad en audiencia abierta de la Asamblea alabó a Dios por haber nacido para ser un Rey en el Kirk más sincero del mundo: más sincero que nuestro vecino Kirk de Inglaterra, porque su servicio fue una misa malvada en inglés. Más sincero que el propio Ginebra; porque observaron a Pasche y Yule.

En el Parlamento celebrado en 1592, se anuló el acto del Rey James, el tercero sobre el sábado y otras vigilias que se mantendrían santas de la canción par a la canción par. Item, el acto realizado por Queen Regent otorgando licencia para quedarse con Yule y Pasche. En la Asamblea celebrada en el año 1596, cuando se renovó el pacto, la superstición y la idolatría estallaron en la celebración de los días festivos, encendiendo fuegos de huesos y cantando villancicos, se cuenta entre las corrupciones que debían enmendarse. Los púlpitos han sonado continuamente contra todos los días del festival. Las censuras del kirk se han ejecutado en su debida forma contra los observadores.

En la pretendida Asamblea celebrada en Perth en agosto pasado, se concluyó que en adelante cada ministro hará una conmemoración de los inestimables beneficios recibidos de Dios, por y a través de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, su nacimiento, pasión, resurrección, ascensión y envío del Espíritu Santo, en los días señalados para ese uso. Que elegirán varios textos pertinentes y enmarcarán su doctrina y exhortación en consecuencia. Esta conclusión fue ratificada y permitida por acto de consejo, y se hizo una proclamación al respecto, ordenando el cese y la abstinencia de todo tipo de trabajo y trabajo práctico en los cinco días anteriores escritos, para que todos puedan asistir mejor a los santos ejercicios que serán mantenido en el kirk en estos momentos.

Pero primero vamos a presentar la descripción adecuada de un día de festival.

LA DESCRIPCIÓN DE UN DÍA DE FESTIVAL.

Piscator describe un día festivo de esta manera, (Gál. 4: 9-11) Festum proprie loquendo est publica & solennis ceremonia mandata … Deo, ut certo anni tempore cum singulari latitia obeatur ad gratias agendum Deo pro certo aliquo beneficio in populum suum collato . Una fiesta en un discurso apropiado es una ceremonia pública y solemne ordenada por Dios para celebrarse en una determinada época del año, con singular alegría de agradecer a Dios por cierto beneficio otorgado a su pueblo. Hooker invocando este argumento intitules [da derecho] a los días festivos. Hace que la solemnidad del festival no sea otra cosa que la debida mezcla, por así decirlo, de estos tres elementos;Elogios expresados ​​con alegre rapidez mental: deleite expresado por la generosidad caritativa más que la generosidad común: y el secuestro del trabajo ordinario (Política, lib. 5. sec. 7.).

Según estas descripciones, podemos ver que el día de reposo no es propiamente un día festivo. El sábado ordinario es semanal; El día del festival es aniversario. Podemos ayunar en el día de reposo ordinario, pero no podemos ayunar y llorar en un día festivo (Neh. 8:10) porque eso confundiría el ayuno y los días festivos. El Concilio de Laodicea inhibió la celebración de las fiestas de los mártires en la Cuaresma, por la misma consideración en el día de reposo ordinario, todas las partes de la adoración de Dios se pueden realizar según lo ofrezca la ocasión. En los días del festival estamos obligados a la conmemoración de un beneficio particular. Textos apropiados, epístolas, evangelios, homilías y sermones están enmarcados por el misterio de ese día. Para que el sábado ordinario sea moral y para la adoración a Dios en general, el festival es místico. Esentialia festi, las partes esenciales de un día de festival son el cese del trabajo; escuchar la palabra; participación de los sacramentos. La conmemoración de los misterios divinos se puede realizar en el día de reposo ordinario, pero para compensar un día festivo Bellarmine ( De Cultis Sanctorum , lib. 3. cap. 10.) requiere la determinación de un día, significado y representación de los misterios forjados en tales días Scaliger (Addenda prolegominia in lib. De emendat. Temp . [Observaciones preliminares anexas al libro Sobre la enmienda de períodos de tiempo .]) Observa que los días de reposo ordinarios nunca se llamaron Chaggim como las solemnidades del aniversario.

RAZONES CONTRA LOS DÍAS DEL FESTIVAL.

1. Seis días trabajarás y harás todo lo que tengas que hacer. Estas palabras son un comando para hacer las obras de nuestro llamado, como interpretan muchos teólogos judíos y cristianos; o bien un permiso, como otros interpretan. Si contienen un comando, ningún contracomando puede quitarlo. Si es un permiso, ninguna autoridad humana puede echar a perder a los hombres la libertad que Dios les ha otorgado, siempre y cuando tengan algún tipo de trabajo que hacer para [mantener] la vida. Los moscovitas, por lo tanto, dicen muy bien: que los Señores deben celebrar las fiestas y abstenerse de la labor [Calvino. lib. 3. ct. 12. l. 4.]. Los ciudadanos y artífices entre ellos en los días festivos después del servicio divino, se dedican a su trabajo y asuntos domésticos, como informa Gaguiaus.

Se puede objetar que Constantino el Emperador hizo una ley que nadie más que el Príncipe puede ferias colere, erigir un día de inactividad: el Príncipe puede ordenar un día de cesación.

RESPONDER. Las leyes del Código no son reglas de teología. Un príncipe no puede prohibir el cese de los trabajos económicos y domésticos, sino la exhibición de armas, el ejercicio de las armas, la defensa del país u otros trabajos y asuntos públicos. Pero eso no es para imponer un día de simple cesación, sino para imponer un trabajo político en un lugar de lo económico. Cada miembro particular que deja su trabajo particular ejerce otro trabajo que sirve para la preservación de todo el cuerpo. La maldición que Adam comerá con el sudor de sus cejas , se mitiga con el permiso de seis días de trabajo. El Señor permite al hombre seis, para que no devore el séptimo día que es santificado.

¿Qué pasa si el representante de Kirk ordena un día sagrado semanal, como otro día de reposo, debe obedecer al Kirk? ¿Qué poder tiene el representante de Kirk para imponer un día de aniversario más que un día sagrado semanal ? Si no se puede prohibir un día de simple cesación de todo tipo de trabajo económico y político, no se puede prohibir un día de festival. Digo además que al pobre artesano no se le puede ordenar legalmente que deje a un lado sus herramientas y pase su tiempo, no, no por una hora, déjelo estar por un día, siempre que esté dispuesto a trabajar, y tal vez lo exhorte con el agudeza de la necesidad presente. Y aún más, que no debe ser obligado a abandonar su trabajo para ir al servicio divino, excepto el día en que el Señor haya santificado.

2. Es el privilegio del poder de Dios nombrar un día de descanso y santificarlo para su honor, como lo mantienen nuestros mejores teólogos (Perkins, Gal. 4; Willet, Sinopsis , página 501, y Romanos 14 controversia 4; Kuchlein en catechis . Holanda de diebus Festis .). Zanchius (en 4 pr’cept col. 655) afirma que es apropiado que Dios elija a cualquier persona o cosa para consagrarlo y santificarlo para sí mismo, ya que le pertenece a él solo para justificar. El Catecismo Holandes dice que ningún hombre sabio negará que esta santificación pertenece solo a Dios, y que es un sacrilegio manifiesto atribuir estas cosas a los hombres, que son solo de ordenación divina. Willet dice: pertenece solo al Creador para santificar a la criatura. En el libro de Ecclesiasticus (cap. 33: 7, 8) se pregunta : ¿Por qué un día se destaca a otro, cuando la luz de todos los días del año es del Sol? Se responde: Por el conocimiento del Señor, se distinguieron, y él alteró las estaciones y las fiestas. A algunos de ellos hizo días altos, y los santificó; A algunos de ellos los ha hecho días ordinarios.

El principio común de los teólogos fue reconocido por el ficticio obispo de Galloway en su sermón en las últimas navidades. Puede ofenderte, dijo, que este es un día sagrado. Yo digo que no hay poder, ya sea civil o eclesiástico, que pueda hacer un día sagrado: no hay Rey, no Kirk: solo el Señor que hizo el día y lo distinguió de la noche: ha santificado el séptimo día. Lo mismo fue reconocido por MP Galloway en sus Sermones de Navidad. Si la santificación especial de un día para un uso sagrado depende del mandamiento y la institución de Dios, entonces ni el Rey ni el representante de Kirk pueden hacer un día santo.

Los observadores de los días dirán que no cuentan sus días de aniversario más santos que otros días, sino que los guardan solo por orden y política, para que las personas puedan reunirse en ejercicios religiosos. RESPONDER. Los papistas confesarán que un día no es más santo que otro en su propia naturaleza, no, no el Día del Señor: porque entonces el sábado podría no haber cambiado del último al primer día de la semana. Pero afirman que un día es más santo que otro con respecto a los misterios sagrados de los cuales llevan los nombres, como Natividad, Pasión, Ascensión, etc. Y nosotros también. La presencia de la festividad pone a un hombre en mente del misterio, aunque no tiene ocasión de estar presente en la asamblea sagrada. Se nos ordena observarlos en todas partes, como el Día del Señor, tanto en las asambleas públicas como después de la disolución de las mismas. Sí, queda libre para enseñar cualquier parte de la palabra de Dios en el Día del Señor; pero para la solemnidad del festival, los textos solemnes deben ser elegidos: Evangelios, Epístolas, Coleccionar, Salmos deben ser enmarcados para el servicio particular de estos días, por lo que los días místicos del nombramiento del hombre no solo serán iguales, sino que en solemnidad superarán la moral. Sábado designado por el Señor. Hooker no dice que en Los días de los monumentos públicos deben estar vestidos con las túnicas exteriores de la santidad. Alegan la garantía de las festividades de aniversario de los antiguos, que los llaman días sagrados y místicos.

Si se instituyeron solo por orden y política, para que la gente pueda reunirse en ejercicios religiosos, ¿por qué hay un día designado entre la Pasión y la Resurrección? ¿Cuarenta días entre la resurrección y la ascensión? ¿Diez entre la Ascensión y Pentecostés? Por lo tanto, seguimos el curso de la luna, como alude Bonaventura (Lib. 2. Dist. 4. num. 48.). ¿Por qué no hay un cierto día del mes guardado para la Pascua, así como para la Natividad? Bellarmine no da esta razón de Agustín, que el día de la Natividad se celebra solo por la memoria, el otro tanto por la memoria como por los sacramentos ( De Cultis Sanctorum , Lib. 3 Cap. 12.) Ille celebratur solum ob memoriam, & ideo sempre die 25. Decembris: at iste celebratur ob memoriam & sacramentum, & ideo variatur[Uno se celebra solo por la memoria y, por lo tanto, siempre el 25 de diciembre, pero el otro se celebra por la memoria y el sacramento, y así cambia].

Si las conmemoraciones del aniversario fueron como las predicaciones semanales, cuando los dos predicadores nombrados hicieron la comparación, ¿por qué se obliga al labrador a dejar su arado en una y no en la otra? ¿Por qué tiene un servicio adecuado y no el otro? ¿Por qué M. Galloway no maldijo a la gente por su ausencia, así como por la otra? ¿Por qué los días de uno cambian y no del otro? Hacer una solemne conmemoración de la natividad de Cristo en cualquier otro día, que en el supuesto día de su natividad, se consideraría un gran absurdo; tales como su Pasión, Ascensión, etc. Y por último, ¿cómo podría M. Galloway afirmar que la evidencia del Espíritu de Dios apareció en los Sermones de Navidad que existen, más vivos que en cualquier otro sermón?

A continuación, puede objetarse que el pueblo de Dios podría haber acusado días de ayuno por su propia determinación y una prohibición de todo tipo de trabajo. RESPONDER. Tenían una orden general de Dios (Joel 2:15) para proclamar un ayuno general, de acuerdo con la ocurrencia de sus calamidades y otros asuntos del kirk. La luz y la ley de la naturaleza llevan al hombre a esta observación de un ayuno ocasional; la naturaleza le enseña actualmente a retirar su mano y corazón de los asuntos mundanos, y llevarlos a Dios para desaprobar su ira cuando su juicio está por encima de nuestras cabezas. Se puede decir lo mismo por analogía de acción de gracias, que debemos alabar a Dios mientras recibimos el beneficio. Pero aprovechar los días ocasionales de ayuno o festejo, aniversario y festivales fijos y días de ayuno no tiene justificación. Sigue siendo, por lo tanto, que es la soberanía del Señor hacer u ordenar algo para ser santo. Dios primero santifica por mandamiento e institución: el hombre santifica luego por observación, aplicando a un uso sagrado el tiempo santificado por Dios.proclama un día sagrado . Está contado entre uno de los pecados de Jeroboams que ordenó una fiesta después del diseño de su propio corazón (1 Reyes 12:33). Musculus (Loci Communes Praec. 4.) dice: Si un hombre intenta santificar a su gusto las cosas que Dios no ha santificado , no solo es supersticioso, sino que se desafía a sí mismo lo que le pertenece solo a Dios. Cuando Dios bendice y santifica un día, entonces el hombre puede buscar una bendición para santificarlo.

3. Venimos del privilegio al hecho. Como de jure ninguno puede, así de facto ninguno designó días santos bajo la ley sino Dios, y eso por sí mismo o por alguna dirección extraordinaria. Por lo tanto, ninguno puede ser permitido bajo el Evangelio sin una orden similar; Ver los tiempos bajo el Evangelio no son tan ceremoniosos como los tiempos bajo la Ley. Contra esta razón, dos casos son comúnmente alegados; el de los días de Purim instituido por Mardoqueo; la otra de la fiesta de dedicación instituida por Judas Macabeos, y agraciada por la presencia de Cristo, como se alega [en] Juan 10. Pero la respuesta es fácil.

Los días de Purim fueron simplemente llamados los días de Purim ; No los días santos de Purim. No se llaman Chag , ni Mogned , ni Gnatsarah como las otras fiestas de aniversario se llaman en el Antiguo Testamento. No se hace mención de las convocaciones santas en estos días, ni del servicio divino propio de ellos, a pesar de su regreso al templo, y prometen que el memorial de los días de Purim no debería caer de entre ellos, ni perecer de su simiente.(Ester 9: 27-28). Es cierto que hoy en día leen el libro de Ester y, por lo tanto, lo llaman la fiesta de Meguila, después de la lectura de la cual pasan el resto del tiempo divirtiéndose, más enojados que los gentiles en sus Bacanal. Esta lectura no fue la primera institución, sino una adición de los judíos posteriores. Los días de Purim se instituyeron solo para días civiles, y la ordenanza no requirió ni más, sino que debían hacerlos días de fiesta y alegría, y enviando porciones unas a otras y regalos a los pobres (Esther 9:19) a sean documentos y testimonios de su ayuno y llanto, es decir, en recuerdo de su ayuno y oraciones, por el cual obtuvieron esa liberación. En el momento inmediato de su entrega, se dice que descansaron, pero en el edicto cuando los días se hicieron aniversario, el descanso de todo tipo de trabajo no estaba prohibido; por lo tanto, Hospinian (De Orig … ..) diceEn festo Phurim operari prohibitum non est [el día de la fiesta, el trabajo de Purim no estaba prohibido]: no tenían prohibido trabajar. Y Willet ( Sinopsis , Controversie of Holy Days) lo compara con el cinco de noviembre, y afirma lo mismo.

A continuación, debe considerarse que Mardoqueo se cree que es el escritor del libro de Ester y, en consecuencia, un Profeta. Fue uno de los 120 maestros de la gran sinagoga, entre los que se encontraban sacerdotes y profetas, Ezra y su sociedad, Daniel y sus compañeros, Zachary, Malachy, etc.

En tercer lugar, parece (Esther 9:28) que era una orden que perduraría, siempre y cuando los días de fiesta designados por el Señor mismo, y en ningún caso ser alterado. Los días santos de la constitución eclesiástica no son de tal naturaleza, como reconoce D. Fulk ( Against the Rhemists , Apoc. 1:10.). Por lo tanto, cualquiera que fuera la calidad de estos días, ya sea santa o civil, la orden era más que ordinaria.

La fiesta de la dedicación de la cual se hace mención [en] Juan 10, algunos toman para la dedicación del Templo en la época de Zorobabel, como los Siglos de Magedeburg (Cent. 1 Col. 244.). Así también Crisóstomo, Teófilactus, Cajetanus, Abulensis, Eutimio y otros, como informa Barradius ( Comentario en Evangel.Tom 3 lib. 4. cap. dieciséis.). Pero que se entienda como se alega. Si la fiesta de la dedicación en el tiempo de Salomón y Zorobabel era aniversario, entonces los Macabeos sí siguieron el ejemplo de aquellos que tenían dirección profética. Si no eran aniversario, como Toletus (en Juan 10) lo deja como incierto, entonces este recuerdo anual era una adición de los fariseos, que ampliaron la gloria de esta fiesta, como lo hicieron sus Phylacteries. Junius (en Juan 10) relata del Talmud, que los sabios decretaron que los ocho días de esa fiesta deberían ser días anuales de alegría. Los sabios se refieren a los fariseos, llamados israelíes sapientes.[Sabios de Israel]. La renovación del Altar, y de ciertos otros lugares en descomposición, fue honrada por ellos con una memoria anual, mientras que todo el Templo, con todos sus implementos y muebles en la época de Salomón y Zorobabel, no tuvo el mismo honor. Tampoco leemos que cualquier memoria anual fue instituida por Ezequías después de la profanación del Templo por Manasses y Amón. El caminar de Cristo en el pórtico de Salomón, no hace nada para la aprobación de esta fiesta. Había permanecido en Jerusalén desde la fiesta de los Tabernáculos, y no había tenido el propósito de celebrar esa fiesta. Aprovecha la oportunidad presente para empujar su hoz en una cosecha espesa.

Tenemos que considerar una respuesta general a todas las instancias alegadas por el judío Kirk, primero que tenían direcciones extraordinarias que queremos [falta]. Tenían profetas por oficio o comisión, que terminaron en Malaquías. Tenían profetas que solo eran profetas por el Espíritu, como Daniel, David y Salomón, quienes perduraron después de los días de Malaquías, como afirma Drusio (en 2 Pedro 1:21). Tenían a Urim y Thummim debajo del primer Templo, y en su lugar, una voz delgada que sonaba desde el cielo, llamada Bathkol debajo del segundo Templo, como Tremellius (en Hechos 12:22) ha observado. Luego, los fariseos y los judíos en degeneración llenaron su calendario con fiestas de su propio invento, como las festividades de los días de equinoccio y festividad, otras formas llamadas las fiestas de los tekuphas: o convirtieron cualquier orden antigua en una fiesta solemne, Como el día señalado para llevar leña al Templo para mantener el fuego del altar (Neh. 10:34) se convirtieron en una fiesta llamada la fiesta de la Xiloforia. Un día santo debe ser observado no por unos pocos sino por todos; pero no todos fueron designados para traer madera, sino aquellos que fueron diseñados por sorteo. No es de extrañar, por lo tanto, que tomaron el mismo curso con los días de Purim. Pero no debemos imitar a los fariseos y judíos amados.

4. La observación de los días de aniversario pertenecía a la ley ceremonial; pero así es que se abolió la ley ceremonial. Los días de aniversario se distinguieron del sábado moral. Muchas fueron las preeminencias del sábado ordinario sobre el aniversario. (1.) Era más antiguo, dado a Adán en estado de inocencia. (2.) Pronunciado por la propia boca de Dios. (3.) Escrito con el dedo de Dios en piedra duradera. (4.) El Señor mismo, de alguna manera, descansaba sobre él, cuando no llovió maná ese día. (5.) Se observó más estrictamente que los otros días santos, por lo tanto, algunos dicen que se llamaba Shabbath, Shabbathon. Por lo tanto, como [sabio], los judíos le midieron el viaje de un día de reposo. (6.) Otros días santos se celebraron ya sea en recuerdo de un beneficio pasado, o para significar algo por venir. Los sobresalió a ambos, dice Bellarmine ( De Cultis Sanctoram , lib. 3, cap. 12.). Otros días santos le dieron lugar. Los judíos hicieron un canon de que dos sábados no deberían coincidir juntos propter olera y propter mortuos[Por el olor y por los muertos], es decir, porque no podían mantenerse en esa región caliente y luego empaparon las carnes dos días juntos; ni los cuerpos de los muertos sin enterrar por hedor y putrefacción. Por lo tanto, transfirieron este sábado de solemnidad extraordinaria inmediatamente después del sábado ordinario al sábado ordinario. Se sintieron atraídos por él, nunca se sintieron atraídos por ellos (ver Casaubon, De exercistat . P. 482.). En una palabra, los judíos lo tenían en mayor estimación que el resto. Lo llamaron la Reina de los días santos, y el secreto del Dios viviente.

Las tres solemnidades llamadas Regalim , eran fiestas del templo. Debían celebrarlos en el Templo, el teatro público de todas las ceremonias judías. El apóstol los llama elementos débiles y mendigos (Gálatas 4: 9, 10). Los elementos del mundo (Col. 2:20). Sombras de lo que vendrá (Col. 2:16, 17). El apóstol no dice la observación de los días judaicos, sino simpliciter[simplemente], la observación de días sirvió al pueblo de Dios para un uso típico y un rudimento de la religión. Si la observación de algunos días de aniversario fue prescrita a los judíos, como elementos y rudimentos para su instrucción, se deduce que la observación de los días de aniversario es en sí misma una instrucción rudimentaria; de lo contrario [de lo contrario] la razón del Apóstol no se mantendrá. El Apóstol condena la diferencia de días como condena la diferencia de carnes. Es judaico estimar algunas carnes limpias y otras inmundas, aunque no observamos la misma diferencia que los judíos. Los días y las carnes están en paralelo; estimar un día más santo que otro, no tan discernido por el mandamiento del Señor, debe ser también judaico.

El kirk bajo el Evangelio ha pasado los rudimentos, y por lo tanto la observación de los días de aniversario no la suplica. Sustituir otros días en lugar de los judíos, una Pascua cristiana y un día de Pentecostés para los judíos, no es más que sustituir rudimentos y elementos a los judíos, y no ahuyentar, sino cambiar los días santos judíos, como lo hace Bielorrusia ( De Cultis Sanctorum , c. 10.), Non est sublata sed mutata significatio et diseretio dierum[No se ha quitado la importancia y la separación de días particulares, sino que se ha cambiado]. El incienso judío era perfume: el papado es un incienso simple sin ningún otro ingrediente. Las luces judías eran de aceite: el papismo es de cera, y sin embargo los acusamos de judaizar. Los judíos no tenían días de aniversario, pero fueron anulados; fueron abrogados no solo como sombras de las cosas por venir, sino también como monumentos conmemorativos de los beneficios pasados. Aun cuando eran días de recuerdo, pertenecían a la pedagogía de la ley. Los judíos convertidos hoy al Cristianismo  no observan legalmente las festividades judías, porque los comprenden como recuerdos  pasados. En todos los aspectos, se abolieron todos sus días de aniversario, y no tienen otro, pero sí los  abolieron. Porque, en todos los aspectos pertenecían a la ley ceremonial.

El obispo de Chester ( Defensa de las ceremonias , p. 64) confiesa que todas las fiestas solemnes eran de carácter ceremonial. Si los judíos no tenían solemnidades de aniversario que soportar después de la venida de Cristo, cuando deberían convertirse al cristianismo, ¿cómo pueden los cristianos asumir la observación de los días de aniversario?

5. La prerrogativa perteneciente a Dios en el Antiguo Testamento fue transferida a Cristo, Dios y al Hombre, el legislador en el Nuevo Testamento, uno que fue fiel en toda la casa de Dios . Pero así es que Cristo, ni por su propio mandamiento, ni por la dirección de su Espíritu que inspira a los Apóstoles, instituyó cualquier otro día que no sea el Día del Señor. Si hubo otros días dedicados a Cristo, el Apóstol habló de manera inapropiada y oscura cuando dijo que fue violado en el espíritu en el Día del Señor.. Si hubiera habido un día para su Natividad, otro para su Pasión, debería haber dicho, fue violado en el espíritu en uno de los Días del Señor. Al ver que Juan sobrevivió al resto de los Apóstoles, se deduce que no se observó ningún otro día santo en los tiempos apostólicos. Tampoco la institución del Día del Señor era una institución tan nueva como un cambio del día de reposo ordinario.

Los sábados extraordinarios fueron ceremoniales en todos los aspectos. El sábado ordinario tenía sustancia y ceremonia. Debido a la sustancia, se transformó en el Día del Señor respondiendo análogamente. El uso moral del sábado ordinario era para el servicio de Dios en general, tanto privado como público. El uso místico era ser un memorial de las cosas por pasada, y una sombra de lo que vendría. El uso moral perdura, los usos místicos se desvanecen.

Cristo apareció el primer día de la semana, y cada octavo día a partir de entonces hasta que ascendió, dice Junius (en Génesis 2: 2). Y que, por lo tanto, los Apóstoles entregaron al kirk la observación de este día del ejemplo y la institución de Cristo, que él confirma con el juicio de Cirilo y Agustín. La bendición del séptimo día se tradujo a este día instituido por Cristo, porque toda la santificación fluye a los cristianos de Cristo. Pero es suficiente que los Apóstoles inspirados por su Espíritu hayan recomendado este día al kirk.

Hay otra razón para probar que no hubo otros días designados en los tiempos del Apóstol. El Apóstol tuvo ocasiones para tratar los días santos, razonando en contra de la observación de los días judíos, no los dirigió a ningún otro según el propósito requerido. El Apóstol condena no solo la observación de los días judíos, [sino también] la observación judía de los días judíos a un uso típico. Porque los judíos convertidos no los observaron como sombras de las cosas por venir, porque entonces habían negado a Cristo; pero condena la observación de los días como una costumbre y rito judío, como una instrucción pedagógica y rudimentaria que no suplica al cristiano Kirk. Zanchius (en 4 praecept. P. 171.) habla de este propósito de esta manera: Magis consentaneum est cum prima institute y cum scriptis Apostolicis ut unus tantum muere en septimana sanctificetur. Es más agradable para la primera institución, y los escritos de los Apóstoles, que un día de la semana solo sea santificado.

Contra este argumento se alega primero que el Apóstol se compara con la observación de días, Rom. 14: 5, 6. Respuesta. El apóstol tiene que ver con la debilidad de los judíos débiles, que no entendieron la plenitud de la libertad cristiana. Y la ley ceremonial aún no estaba enterrada. Pero el mismo Apóstol reprende a los gálatas que habían alcanzado esta libertad, y una vez habían dejado de observar días. Luego, los días judaicos tuvieron una vez ese honor, según lo designado por Dios mismo; pero los días de aniversario designados por los hombres no tienen el mismo honor.

En segundo lugar, se objeta que al ver el Día del Señor se instituyó en recuerdo de la resurrección de Cristo, los otros actos notables de Cristo también deben recordarse con sus diversas festividades. Responder. (1.) No se sigue que porque Cristo instituyó en recuerdo de un beneficio, por lo tanto, los hombres pueden instituir para otros beneficios. (2.) La resurrección de Cristo fue un beneficio que incluyó el resto, como un logro de la obra de redención, y respondió anagógicamente [alegóricamente] al beneficio común de la creación al comienzo de una nueva creación. (3.) Negamos que el Día del Señor fuera designado para celebrar el recuerdo solo de la resurrección de Cristo. Para entonces la resurrección del Señor, el tema apropiado de todas las homilías, sermones, evangelios, epístolas, colectas, Los himnos y salmos pertenecientes al servicio pascual deberían ser el tema apropiado del servicio divino en cada día del Señor. Entonces el Día del Señor debería ser un día festivo: y era ilegal ayunar en él. Fue instituido para el recuerdo de todas sus acciones, y en general para su adoración. Atanasio dice (Homilia de semente .) En Sabatho convenimus ut Dominum Sabathi Iesum adoremus . Nos reunimos el sábado para adorar a Jesús, el Señor del sábado. Agustín ( De Verbis Apostol . Serm. 15.) dice Domino ut hic dies ideirco dicitur, quia eo die Dominus resurrexit, vel ut ipso nomine doceret illus Domino consecratum esse debere. Se llama el Día del Señor porque el Señor resucitó ese día, o para que el nombre nos enseñe que debe ser consagrado al Señor. Se llama el Día del Señor, ya sea porque el Señor lo instituyó, como los días de Purim se llaman los días de Mardoqueo, en el segundo de los Macabeos, y la comunión se llama la Cena del Señor; o bien porque fue instituido para honra y adoración del Señor. El sábado judío fue el sábado del Señor nuestro Dios. El sábado cristiano es el sábado de Cristo nuestro Señor, Dios y hombre.

El nombre del Señor era más frecuente en la boca de los cristianos en la época apostólica que el nombre de Cristo, como Rbenanus ( en Tertul. De corona militis . [Sobre la corona del soldado de Tertuliano.]) ha observado. Cuando se le llama comúnmente el Día del Señor, es todo como si se llamara comúnmente el día de Cristo, cambiando el título pero no el propósito. Si el día de reposo ordinario es el día de Cristo designado por él mismo o por sus apóstoles bajo su dirección, para recordar todas sus acciones y para su adoración en general; dividir sus acciones, y nombrar aniversario y días místicos para su recuerdo, es un culto supersticioso a la voluntad, y una adición judaica a la institución de Cristo. El día de Cristo responde análogamente al sábado moral. Puede aplicarse al recuerdo de la resurrección de Cristo al ver que resucitó ese día, y de alguna manera ser un signo del descanso celestial. Pero eso es typus communis & factus [un tipo común y formal]. Un tipo común equipado para parecerse a esas cosas. Pero notypus distinctus [un tipo distinto] designado por Dios para ese fin. Resulta entonces que el día de Cristo, o el Día del Señor, es el día de reposo cristiano, una continuación del día de reposo moral, y debe observarse de manera moral para todas las alabanzas de la adoración de Dios en y por medio de Cristo, y no de manera mística solo para el recuerdo alegre de la resurrección de Cristo.

En tercer lugar se objeta que Pablo celebró la fiesta de Pentecostés (Hechos 20; 1 Cor. 16). Respondo que fue el Pentecostés judío, de lo que se hace mención en estos lugares que Pablo no necesitaba haber viajado a Jerusalén, ya que podría haber observado el Pentecostés cristiano en todas partes. El propio Belarmino no será tan audaz como para afirmar que fue el Pentecostés cristiano. Francolinus ( De horis canonicus cap. 84.) lo pone fuera de duda, y dice que está en contra de la exposición común de los intérpretes, porque dice: Tunc temporis non erant celebra fest christianorum festivetates cum Evangelium non esset ad huc plene promolgatum , las festividades de los cristianos aún no se celebraban, porque el Evangelio aún no se había publicado completamente.

Se objeta en cuarto lugar a las Epístolas de Policarpo y Polícrates, existentes en la historia de Eusebio, y fuera de Beda después de Eusebio, que los Apóstoles celebraran la fiesta de Pascua. Responder. Beda no era más que una fábula y una seguidora de fabulosos informes. Eusebio fue poco mejor pisando pasos desconocidos, como él mismo confiesa al comienzo de su historia. Las Epístolas alegadas son falsificadas; porque en estas Epístolas se dice que Juan era un Sacerdote y llevaba en la frente el Patalum, que es la placa de oro, como la de los sumos sacerdotes (Ex. 37:36). Pero nadie concederá, dice Scaliger ( Elench Trihertes , c. 25.) Ne utrum concedit, qui sciverit nullum Christi Apostolum sacerdotem fuisse, y nulli pr’ter quam Summo Sacerdoti Petalon gestare licuisse.Que John o James lo soportaron, que entienden que ninguno de los apóstoles de Cristo era sacerdote: y que no era lícito para nadie, sino que el sumo sacerdote llevara la placa de oro. Y sin embargo, estas Epístolas son los registros más antiguos en los que Eusebio puede basarse. El obispo de Ely en su sermón se esfuerza innecesariamente para demostrar la antigüedad de la Pascua. Pero cuando demuestra que es apostólico, se queda corto. Su antigüedad más antigua es la falsificación de las Epístolas antes alegadas. Su prueba de las Escrituras (Sal. 118: 8; 1 Cor. 5: 7, 8) son muy débiles. El primer testimonio se aplica a todos los días del Señor, y no debe restringirse al día de la Pascua. Cristo crucificado y rechazado de los constructores demostró ser la piedra angular. Para ese día se demostró que era el hijo de Dios por su resurrección según la profecía de David:Hoy te he engendrado , aplicado a la resurrección por el Apóstol (Hechos 13:33).

El día del Señor es el día que el Señor ha creado, exultaos y regocijémonos en él. Cristo lo instituyó; David lo profetizó (Sal. 110), donde se llama el día de las Asambleas del Señor. Se hicieron muchas cosas memorables bajo el Antiguo Testamento en este día, para declarar que debería ser un excelente día bajo el Nuevo Testamento, especialmente la circuncisión se ordenó en el octavo día como un sacramento de ese día, dice Junius (en Génesis 27: 12), Quia Sacramentum fuit dies illius octavi quo dominus Jesus Christus resurrexit , siguiendo en este concepto los Antiguos, Cipriano, Ambrosio, etc. Si es cierto, lo afirma el Concilio de Constantinopla ( Conc. Constant. 6. Can. 8.), parecería que el Señor ha apilado sus maravillosas obras en este día: porque allí se dice que Cristo nació en él: la estrella brilló a los sabios en él: Cristo alimentó 5000 con 5 panes y 2 peces en él: Cristo fue bautizado en él, se levantó en él, envió el Espíritu Santo sobre él: en él se creó la luz. El Papa Leo también dice: Dies dominica tantis dispensationum mysteris est consecrata, ut quicquld gru admodum est constitutum in terris, in hujus diei dignitatem sit gestum: id est.que el Día del Señor está consagrado con tantos misterios dispensados ​​en él, que parece que todo lo notable que se hizo en la tierra, se hizo para el honor de este día. Entonces, si la profecía de David se aplica a un día preciso, se debe aplicar al Día del Señor. Pero al ver las palabras deben entenderse, tanto de David como de Cristo, el día se toma por tiempo indefinido, en el que David fue hecho Rey, y la piedra angular del pueblo de Dios.

El otro testimonio no importa la celebración de la fiesta de Pascua en cualquier día de aniversario, sino que el Apóstol nos enseña a celebrar esta fiesta de la Pascua durante todo el año, con el pan sin levadura de sinceridad y verdad. El doctor Fulk en su respuesta a los remisos en el mismo lugar cita a Agustín, refiriéndose a este banquete no a la celebración de la Pascua, ni a la recepción de la comunión pascual, sino a toda nuestra vida. Por lo tanto, es solo la conjetura de los obispos que la persona incestuosa fue cortada contra la fiesta de Pascua, que un poco de levadura podría no fermentar todo el bulto.

Su última prueba está tomada de la costumbre del bautismo y la Eucaristía ministrada el día de Pache, como si hubieran sido ministrados solo en ese día. Fue el decreto del Papa Inocencio en el Concilio de Letrán que todos deberían comunicarse en la Pascua. El sábado cristiano se llamaba el día del Señor, el día de la luz y el día del pan. El día de la luz debido al bautismo ministrado ordinariamente en el Día del Señor: para los antiguos llamados bautismo luz o iluminación. El día del pan debido a la administración de la Cena ordinariamente en el Día del Señor, como lo demuestra Junius (en Génesis 2) en Crisóstomo. El bautismo estuvo ligado a Pentecostés y a la Pascua. Era una costumbre malvada no permitida tanto por los antiguos como por los divinos modernos. No fue así en el kirk primitivo, como lo atestigua Cassander ( Expositio de author. Consue. Bapti Infant. Adulti .). Apostolorum doctrin ‘consentientes nullo temporum aut locorum delectu statim post fides professionem ab Apostlis vel Apostolorum discipulis baptismi sacramento in Ecclesiam Christi captalantur. [(Exposición sobre la autoridad de la costumbre de bautizar bebés y adultos). Estuvieron de acuerdo con la enseñanza de los Apóstoles de que el sacramento del bautismo administrado por los Apóstoles o los discípulos de los Apóstoles los llevaría ansiosamente a la iglesia de Cristo]

Ahora formularé un argumento en contra de este concepto de tradición apostólica y observación de Pasche.

Los Apóstoles fueron guiados durante toda su vida por la dirección infalible del Espíritu. Si habían acordado la observación de la Pascua, no habían estado en desacuerdo ese día. Pero sus registros más antiguos, las bastardas Epístolas mencionadas anteriormente, informan que Felipe y Juan guardaron el decimocuarto día de la luna, como lo hicieron los judíos, y Pedro el día del Señor después del decimocuarto día de la luna. Está bien dicho en el prefacio de la armonía de las confesiones que la vieja disputa sobre la celebración de la Pascua sacudió con fuerza el espacio de doscientos años o más, entre los griegos y los latinos, fue mucho tiempo desde que pensamos que merecíamos la risa. Whitaker (De Scriptura quest. 6. c. 9.) dice:Magnam quidem de hoc re olim fuisse contentione sed sine causa: ut miru sit de re tantilla, et pene nullius momenti tantas et tam graves fuisse Disentiones [(En la Escritura, Pregunta 6, Capítulo 9) dice: “De hecho, hubo una vez un Una gran cantidad de argumentos sobre este tema sin razón aparente: extraño que haya habido desacuerdos tan importantes sobre un asunto como ese, uno de casi ninguna importancia «], preguntándose por su frívola contienda. El número de oro inventado para descubrir la luna nueva, para observar el día correcto, después de lo que acordaron un día, a menudo ha fallado, y a pesar de todas las reglas establecidas por el Consejo de Niza para la uniformidad en mantener el día, se ha observado de manera diferente a través del error, como el propio Bellamine ( De Cultis Sanctoramc. 12.) confiesa. Entonces Dios hizo que el mundo cristiano divagara, a pesar de su número de oro, para que el mundo viera que tales costumbres no tenían su permiso. No permitió que los judíos deambularan en tales incertidumbres, después de haberlos designado para la celebración de su Pascua.

Por último, razonan con Agustín (Epístola 118), a posteriori , que al ver la Pasión del Señor, la Resurrección, la Ascensión y la venida del Espíritu Santo, se celebra con solemnidad de aniversario, en todo el mundo, deben haber sido ordenados. por los apóstoles, o por los consejos generales. Pero así es, que esos días se mantuvieron solemnemente antes de que hubiera un consejo general. Debe seguirse por lo tanto que los Apóstoles los ordenaron.

Responder. La disyunción de Agustín no es necesaria: muchas costumbres se infiltraron y prevalecieron a partir de entonces universalmente, lo cual no fue ordenado por los apóstoles ni por los consejos generales. Sócrates en su historia (Lib. 5. c. 22.), dice:Soy de la opinión de que como muchas otras cosas se arrastraron de costumbre en varios lugares, por lo que la fiesta de Pascua prevaleció entre todas las personas de una cierta costumbre y observación privada: de manera tal que ninguno de los Apóstoles había prescrito tanto como uno regla de eso a cualquier hombre. El éxito y el evento han declarado manifiestamente al mundo, que desde el principio se observó, no de canon, sino de costumbre. Y poco después, los que guardan la Pascua el día 14 del mes, traen a Juan el Apóstol para su autor. Como los que habitan Roma y las partes occidentales del mundo, alegan que Pedro y Pablo por sí mismos deben abandonar esa tradición: sin embargo, ninguno de ellos puede mostrar por escrito ningún testimonio de ellos para confirmar y probar esa costumbre. . Hasta ahora Sócrates traducido por el doctor Hammer, un formalista, para responder a la regla de Agustín (ver más adelante en Sócrates en el mismo capítulo).

En los días de Justino Mártir, es decir, en medio de la segunda edad después de los Apóstoles, no se hace mención de ningún otro día santo que no sea el Día del Señor. En su segunda disculpa, parece afirmar que los cristianos solo tuvieron dos reuniones públicas: la ordinaria en el día del Señor; el otro extraordinario e incierto, a saber. cuando cualquiera se convirtió a la fe cristiana, y bautizados. En cuanto a las preguntas existentes entre las obras de Justin, los eruditos no las reconocen por las suyas.

En el gobierno de Agustín no se menciona el día de la natividad. En cuanto a los otros cuatro días mencionados, pongamos el caso de que fueron observados universalmente en la época de Agustín, es decir, en la quinta edad después de los Apóstoles, pero, excepto que fueron observados perpetuamente, el gobierno de Agustín no los ayudará. Si no pueden probar que Pasche sea apostólico, ¿cómo probarán que el día de Pentecostés, la Pasión y la Ascensión es apostólico? Hay sermones existentes entre las obras de Cipriano en los días de la Pasión y la Ascensión. Pero Belarmino (De Scriptoribus Eclesiasticis. página 93.) el mismo confiesa que estos sermones de las obras cardinales de Cristo son supersticiones. La observación del día de la pasión trajo al kirk, fijó días de ayuno, el ayuno del viernes, el ayuno de Cuaresma y una serie de supersticiones que acompañan a dichos ayunos junto con la opinión de mérito por el ayuno. para construir el calendario litúrgico cultural. Establecer ayunos de aniversario son condenados por nuestros teólogos Calvinistas, como ha sido desde siempre en la Iglesia Primitiva. La forma correcta de ayunar es ayunar cuando un juicio es inminente, un gran trabajo por realizar. Y en cuanto al hombre privado, cuando está muy tentado a pecar, y no puede vencer su tentación, entonces es el mejor momento para que ayune. Los ayunos pascuales también fueron abusados ​​por la comunión pascual siguiente, como si la comunión de Pascua requiriera una mayor preparación que cualquier otra comunión en el año.

6. Si hubiera sido la voluntad de Dios que los diversos actos de Cristo se hubieran celebrado con varias solemnidades, el Espíritu Santo nos habría dado a conocer el día de su Natividad, Circuncisión, presentación al Templo, Bautismo, Transfiguración, y similares. Porque es amable recordar el Opus diei in die sua , el trabajo del día en el propio día. Esta era la costumbre de antaño bajo la Ley. Hooker dice: Que las maravillosas obras de Dios avanzaron el día y la hora en que fueron forjadas.

Belarmino dice: Que los actos de Cristo consagraron los días y los tiempos en que fueron forjados . Si las principales obras de Dios avanzan unos días por encima de otras, todos los días del año deben ser santos. Si honramos la memoria de los actos de Cristo, todos los días también deberían ser santos, porque cada uno de ellos está lleno de sus milagros, como él dice ( Epistol. 4. c. 4) Cristo por sus acciones no consagró más los tiempos en que fueron forjados, que su cuerpo hizo el pesebre o la cruz. No es la acción de Cristo en un día, pero su institución hace que un día sea santo. Si las acciones de Cristo avanzan y consagran los días en que fueron forjadas, los días deben ser conocidos. De lo contrario, caerá que guardaremos los días santos que nunca fueron adelantados, ni consagraremos a otros por la acción o institución de Cristo. Pero así es, que el día de la natividad de Cristo, y consecuentemente los otros días dependiendo del cálculo de la misma, se oculta de los hombres mortales.

Que Cristo nació el 25 de diciembre se basa en un concepto erróneo de que Zachary, el padre de Juan Bautista, era un sumo sacerdote, cuando era sacerdote de una de las 24 órdenes, es decir, la orden de Abías. Los antiguos hicieron concebir a Juan el Bautista el 24 de septiembre, cuando Zachary, como sumo sacerdote, debería haber ofrecido incienso. Y desde la concepción de Juan contaron seis meses completos hasta la concepción de Cristo, es decir, hasta el 25 de marzo, cuando como deberían haber contado, solo cinco meses completos. Esta opinión sobre la natividad de Cristo el 25 de diciembre fue criada en Roma. Scaliger (De emendat temporum , lib. 6) dice: Post seculum Constantini Rom ‘h’c observatio instituta & tempore Chrysostomi Constantinopolim derivata est[Después de la edad de Constantino, esta observación fue instituida, y se derivó de la época de Crisóstomo en Constantinopla], que esta observación fue instituida en Roma después de la época de Constantino. Crisóstomo en sus Homilías sobre la Natividad dice que hace diez años antes de la realización de dicha Homilía, el día 25 de diciembre los occidentales dieron a conocer a los Kirks orientales que habían sido el día de la Natividad de Cristo. Epifanio testifica que ignoraba que el Occidental Kirk había ordenado el día 25 de diciembre que fuera el día de la natividad del Señor, un poco antes de hacer su libro contra las herejías. Todos los kirks de Oriente y Egipto observaron un día la natividad y el bautismo de Cristo en el día de la Epifanía. Ambrosio es el más antiguo que menciona el día 25 de diciembre, dice Scaliger ( Canon , Isa. Gog . Lib. 3., p. 301.).

La diversidad de los antiguos observando algunos el 6 de enero, algunos el 19 de abril, algunos el 19 de mayo, algunos el 25 de diciembre, argumenta que los Apóstoles nunca lo ordenaron. Bellarmine, ni nadie más puede producir un escritor durante 300 años para testificar que el día de la natividad se mantuvo. Se sabe que las Constituciones de Clemens son falsificadas y tardías, como lo demuestra Scaliger en el mismo lugar. Porque hacen mención del día 25 de diciembre que no fue recibido en su tiempo, es decir, en el Kirk Oriental. Por el mismo argumento, se puede rechazar la falsa Epístola de Teófilo, ya que hace [sabio] que la natividad caiga el 25 de diciembre, como una cuestión fuera de toda duda. El sermón de Cipriano sobre la Natividad es reconocido por el propio Bellarmine como supersticioso, como he dicho antes. Entonces ves como Dios escondió el cuerpo de Moisés, así se ha escondido este día, y otros días dependiendo del cálculo del mismo, en el que declaró su voluntad con respecto a los otros días de sus actos notables. A saber que no es la acción de Cristo sino la institución de Cristo hace un día santo.

Bellarmine ( De Cultis Sanctorum , cap. 12.) dice: Dies dominica refert nobis memoriam natalis Christi et resurrectionis ejusdem, y adventus Spiritus Sancti, nam Christus die dominica natu est [Bellarmine ( Sobre los modales de adoración de los santos)., Cap. 12) dice: «El día del Señor nos trae el recuerdo de la muerte de Cristo y su resurrección, y la venida del Espíritu Santo, porque Cristo nació en el día del Señor»], Cristo nació en el Día del Señor. Si esto es cierto, lo que nos necesita un día de aniversario después de una manera judía. No sufrirán el día de reposo ordinario, que es el día de Cristo, [para] servir de manera moral durante días desconocidos; pero establecerán un día místico incierto y desconocido, y lo igualarán con el Día del Señor, es decir, el verdadero día de Cristo, instituido por él mismo.

¿Por qué deberíamos seguir la antigüedad cegada en este punto y fomentar un grave error del sumo sacerdocio de Zacarias contra la palabra expresa de Dios? Era un sacerdote del octavo orden; cada orden mantuvo su curso y estación sobre el Templo de sábado a sábado (1 Crón. 9:25). Ninguno de ellos invadió [al] otro, pero mantuvo el orden establecido por David, y en ese sentido se hizo un canon severo, Cada sacerdote o Levita, que se entrometió con la función de otro, lo dejó morir la muerte, como informa Scaliger fuera de las antiguas leyes ( Canon Isagog . lib. 3. p. 393.) Omnis sive Sacerdos sive Levita qui sese inmiscuerit functi ni alterius, capite luat. Esta orden fue tan observada que si cualquiera de las 24 familias hubiera fallado por hambre o por la espada, el sacrificio diario cesaría en el momento de su función, y ninguna otra familia proporcionaría la habitación. Pero desde la instauración [restauración] y dedicación hecha por Judas Macabeos el 22 de noviembre, cuando la primera familia comenzó a mantener su puesto, no hubo interrupción del sacrificio diario, ni interrupción de los cursos, hasta la destrucción del Templo. , como lo demuestra Scaliger al final de su libro. ( De emendat temporum .)

Según el cálculo del 22 de noviembre en la dedicación hecha por Macabeos, hace que Juan el Bautista sea concebido después del 28 de julio y, en consecuencia, el nacimiento de Cristo se derrumbe a fines de septiembre, un momento caluroso del año. cuando los pastores estaban mirando en el campo. Casaubon ( Ejercicio 1. pág. 163.) dice que la costumbre del Kirk de Alejandría confirma maravillosamente el cálculo de Scaliger . El día de la semana en que nació Cristo, ningún hombre mortal puede saberlo, dice el mismo Scaliger ( Canon Isagog. lib. 3, p. 300.). Los que pertenecían a una familia dividieron los servicios entre ellos, ya que se dividieron por sorteo: algunos cayeron para ofrecer incienso, otros para vestir las lámparas, otros para ordenar la madera en el Altar (1 Crón. 23: 28-31). Y el libro de las liturgias judías testifica lo mismo. Así que ya ves cómo le cayó a Zachary ofrecer incienso, y que él no era sumo sacerdote. Si la antigüedad erró tan groseramente en el asunto en sí, es decir, tomar el 25 de diciembre como el día de la natividad de Cristo, ¿no podrían haber errado tan groseramente al nombrar algún día? No digamos la verdad, diciembre-Navidad es una imitación justa del Saturno de diciembre de los romanos étnicos, y se usa como si Baco, y no Cristo, fuera el Dios de los cristianos.

Comúnmente se objeta que también podemos guardar un día para la natividad como para la resurrección de Cristo. Ya hemos respondido que el día de Cristo, o el Día del Señor, es el día designado para recordar su natividad y todas sus acciones y beneficios, así como para la resurrección. Luego, uno es moral y semanal: el otro es místico y aniversario. El Día del Señor en sí ya no es místico, sino moral, dice Willet ( Synops. Pap. Of Holy Days. ): Y, por lo tanto, el día de Pascua es un día de reposo y aniversario místico, mientras que el día de reposo del Señor debe ser solo moral.

Todavía se objeta, los beneficios de Dios deben recordarse, especialmente los beneficios notables de Cristo. RESPONDER. Una cosa es recordar, otra cosa recordar con solemnes festividades. Recordar es un deber moral y perpetuo; porque debemos mantener no solo un aniversario, sino también un recuerdo semanal y diario. Pero para celebrar un aniversario de solemnidad, y para tener un descanso de descanso en recuerdo, es una ceremonia pedagógica de los judíos. El Señor ayudó a su comprensión con tipos y figuras, sus afectos con instrumentos de música. Sus recuerdos con frontales y filacterias para recordarles la Ley de Dios. Pero debemos mantenernos dice Jerome ( Ad Celanthiam Epist. 14. c. 3.), no un literal por signos externos, sino un recuerdo espiritual de la Ley de Dios. Todo lo establecido para el recuerdo de Dios no es aceptable para él, porque así el luterano defenderá sus imágenes. Tan a menudo como se predica el Evangelio, se recuerda a Cristo. Cuando se predica la palabra, Cristo es crucificado, y por la misma razón, se puede decir que nació, resucitó, ascendió, etc. Cuando se administra el sacramento, se recuerda la muerte y la pasión de Cristo, y eso con solemnidad. . No podemos adorar a Cristo en privado o en público, pero debemos recordar su nacimiento y su pasión.

El Papa Alejandro III (Decreta lib. 2. Tit. 9, cap.), Da esta razón por la cual el Kirk romano no guardó un día santo para la Trinidad, Quoniam Ecclesiae Romanae en usu non valet quod en aliquo tempore; huius modi celebret specialiter festivitatem: cum singulis diebus gloria Patri & filio & Spiritui Sancto, y coetera simula dicantur ad laudem pertinentent Trinitatis[Dado que lo que solía ser la costumbre de la iglesia romana no prevalece ahora, celebra una fiesta de este tipo de una manera particular todos los días cuando «Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo», y otros similares se dicen cosas que son pertinentes para la alabanza de la Trinidad], porque él dice: Gloria al padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, y otras cosas similares que pertenecen a la alabanza de la Trinidad, se pronuncian diariamente. . La razón del Papa se basa en esta regla, todo lo que se le ruega o recuerda en el servicio divino ordinario, no debe tener un día santo especial para celebrar el recuerdo de la misma, además del día ya discernido por el Señor. Suponemos que la natividad de Cristo, la muerte, la resurrección, etc., no son solo la meditación continua de un cristiano en privado, pero también son recordados y suplicados en el servicio público y ordinario. Cada domingo de comunión es un día santo de pasión. Cada sábado que se predica la natividad de Cristo es un tiempo de recuerdo de su natividad. Pero ordenar un día de aniversario, o una hora de descanso para conmemorar su natividad o pasión, y especialmente en un día de la semana, es un rudimento judío y un prejuicio contra la libertad cristiana.

En cuanto al 5 de noviembre, no es un día sagrado. No es un día de cesación del trabajo, que es uno de los principales elementos de un día sagrado. Las hogueras expuestas en señal de alegría no son parte de la santificación cristiana del día. Bellarmine nos dice ( De relquijs c. 4), Ignis accendi solet ad l’titiam significandam etiam en rebus prophanis , que el fuego solía encenderse, incluso en cosas civiles y profanas. Scaliger ( De Emendat tempor . Lib. 7. p. 713.), llama las velas y las antorchas a la luz de la víspera del pleno verano, los pasos de la gentileza antigua.

La conmemoración del aniversario de un beneficio, con un cese del trabajo, supongamos que durante una parte del día, es judío. Alabar a Dios con acción de gracias pública en el momento instantáneo de recibir el beneficio era nuestro deber. Pero nombrar una hora de aniversario de cesación y conmemoración pública, no es competente para los tiempos del Nuevo Testamento. Willet compara este día con los días de Purim. Que así sea, pero esos días fueron de carácter ceremonial, como hemos dicho.

7. Concede que la celebración de los días santos haya sido al principio un asunto indiferente, y dejando de lado todas las razones anteriores, sin embargo, ¿deberían ser abolidas, porque de acuerdo con la regla de los Padres, nos recomendó Zanchius (En 4 . Praecept. Col. 678.), No hombre igitur fecerint qui omnis pr’ter diem Dominicum aboleverunt , Las cosas indiferentes, cuando son abusadas y contaminadas con superstición, deben ser abolidas. En este rango, coloca las vacaciones y, por lo tanto, infiere que no han hecho el mal, que han abolido todas las demás vacaciones excepto el Día del Señor. Cuando él dice: No han hecho el mal , es todo como si él hubiera dicho: Lo han hecho bien., porque lo han hecho de acuerdo con esa loable regla. Claro, es que en los tiempos pasados ​​las vacaciones no solo se han abusado de la ociosidad y el libertinaje, sino que también se han contaminado con la opinión de la adoración, el mérito, la necesidad y el concepto judaico de que el Diablo no tentó en estos días, como lo hizo en otros días . Por lo tanto, el mismo Zanchius dice en el lugar antes mencionado: si alguna fiesta se celebraba antes religiosa y sagradamente, pero después se contaminó con superstición e idolatría, dignamente fueron llevados por nuestros reformadores, quienes imitan aquí el ejemplo de las contusiones de Ezequías en polvo. serpiente de bronce cuando se abusaba de la idolatría. Y nuevamente dice (ver más adelante en Zanchius en Col 2),El número, los abusos, las supersticiones, los cultos falsos, los cultos de voluntad de las fiestas aumentaron tanto, que no hay nada en el Kirk tan desagradable para Dios, tan pernicioso para los hombres, como para santificar tales y tantos días. Fingimos que no colocamos ninguna parte de la adoración de Dios en la observación de los días. Pero, ¿cómo podemos observar un día para honrar a Cristo y no adorarlo con esa observación? Eso haría que su honor no fuera un honor. Solíamos razonar contra los papistas, de esta manera. Dedicar días a los santos es adoración religiosa. ¿No es entonces la adoración religiosa dedicar un día a Cristo? sí, y adoración de voluntad. Y, por lo tanto, no solo estaban contaminados con la adoración de la voluntad, sino que en esta hora de sí mismos son una mera adoración de la voluntad.

8. Lo que legalmente ha sido abolido por las leyes civiles y eclesiásticas, y por consentimiento y práctica uniforme en contrario sin interrupción, y más allá de la prescripción del tiempo permitido a las cosas movibles (pongamos el caso, los días santos eran cosas movibles e indiferentes) y ha sido respaldado por sermones de todos los predicadores más reverentes desde que la reforma, corregida con censuras y abjurada por juramentos públicos de predicadores y profesores, no puede ser recibida legalmente y puesta en práctica nuevamente.

Hooker y Saravia instaron a mantener sus ceremonias, leyes, costumbres, prescripciones y anhelan que se demuestre la impiedad e ilegalidad de sus ceremonias; o de lo contrario los inconformistas se conforman. Que no aboguemos de la misma manera por nuestro antiguo orden establecido hace tanto tiempo, y que demuestren que era impío e ilegal antes de hacer un cambio. Y tanto más bien, porque hemos jurado. Nuestro juramento en sí mismo vincula más que la Ley, la costumbre y la prescripción: mucho más cuando coincide con ellos. La suposición es evidente por lo que ya he establecido al principio. Si Zanchius aprobara la abolición de los días santos en algunos kirks donde se encontraban, debido a que han sido contaminados y gravemente abusados, él y otros teólogos, sabiendo la verdad de nuestro caso, pensarían que es ilegal reinducirlos entre nosotros.

El juicio de la Verdadera Kirk Reformada.

De los antiguos kirks que he hablado antes. Algunos disculpan a los antiguos con buena intención, porque para ganar a algunos gentiles convirtieron sus días en días santos religiosos que hablaba de la cultura religiosa de occidente y asi desplazar otras culturas. Otros los excusaron con la circunstancia del tiempo, que habitando entre paganos, hicieron profesión ante sus ojos del nacimiento, pasión, resurrección, etc. de Cristo, al observar tales días. Pero la sabiduría de su intención ha demostrado ser una locura, y mera superficialidad cultural, puesto que los que permanecen obstinados a la fé biblica, conocen al detalle sobre los festejos de los culturalismos de occidente sin ser afectados por ello. No se ofrece la misma circunstancia del tiempo: por lo tanto, no podemos ser excusados. Por eso, es  una gran ignorancia decir que por los  días santos fueron hechos salvos a los hoy  pecadores, idólatras y perdidos católicos; Así, pues, es que  el misterio de la iniquidad estaba trabajando desde sus origenes en sus tiempos. Los errores de la Iglesia ortodoxa fueron los comienzos de Papismo, al final se convirtieron en una gran masa. Entonces, aunque no se formó todo el bulto hasta que un globalista  Anticristianismo llegó a su fuerza máxima, sin embargo, se entraron muchos detalles antes, y como arroyos entraron en el gran río. Como el Anticristianismo nació y creció en años, también lo hizo el papado. En cuanto a los kirks reformados, excepto nuestro kirk vecino, han abandonado los días dedicados a los santos. Algunos admiten días dedicados a Cristo, otros dos, otros cinco; pero no con el pleno consentimiento y buen gusto de los eruditos, sino forzados por la autoridad del Magistrado, o por la voluntad de la gente, o porque permanecen en medio de sus enemigos, no se les permite a otros [sabios] que lo hagan.

Farel y Viret eliminaron todos los días santos Romano-papales del Kirk de Ginebra, como testifica Calvino en la  (Epístola 118). El mismo decreto que desterró temporalmente a Farel y Calvino de Ginebra imponía tales días santos. Todos fueron nuevamente derogados Por Calvino y los Calvinistas de suiza, excepto el día de reposo. Sin embargo, después vino la custodia de Pasche y la Natividad. Calvino estaba tan lejos de gustarle los días santos, que fue calumniado por su intención de abolir el Día del Señor. En las Kirks belgas en su Sínodo celebrado en Dort hasta el año 1578, deseaban que solo se celebrara el Día del Señor. Sí, el mismo Lutero, en su libro de bonis operibus, publicado en el año 1520, deseó que no hubiera fiestas entre los cristianos, sino el Día del Señor. Y en su libro a la nobleza de Alemania, dice: Consultum esse ut omnia festa aboleantur, solo Dominico die retento. Era conveniente que todos los días festivos fueran anulados, el Día del Señor solo retenido. Sin embargo, los RELIGIOSOS  extranjeros en sus Epístolas y Concilios hablan en algún momento con moderación contra los días santos Romano-Católicos hasta hoy, cuando se buscaba su consejo sobre los kirks recién surgidos del papado, y muy angustiados, nunca aconsejaban a un kirk que los reanudara donde fueron retirados, ni habían tenido tiempo de Considerar estrechamente la corrupción de cada error, que prevaleció en su tiempo, el trabajo de reforma de la Iglesia, fue tan doloroso para ellos, debido a que el dolor era proporcional a sus aficiones.

Por lo tanto, deseo que el lector juicioso reflexione sobre las razones establecidas en este tratado. En cuanto a nuestro kirk vecino que se encuentra en medio de los establecimientos romanos y reformados, como dijo una vez Bucer (Brightman, In Apocalypse cap 3.) es más liberal en las fiestas, como en otras ceremonias, que los otros kirks reformados, como Gretzerus el jesuita ha observado ( De Festa lib. 1 c. 2.). para Calvino los papistas ingleses son mucho más liberales que los presbiterianos de Francia, Alemania y Bélgica, también son mucho más permisivos en el tema de los días festivos retenidos]. Observan no solo  cinco días santos ya mencionados, sino también otros días en pretexto de usar nombres religiosos. La fiesta de la circuncisión no se recordaba en los calendarios, sino dentro de estos 500 años. Nazianzen es el primero que menciona el día de la Epifanía. Tampoco fue instituido al principio para los sabios. No hay homilía de mayor alcance para la fiesta de la purificación antes de los días de Justiniano. La fiesta de la Trinidad no se celebró en Roma en los días de Alejandro tercero. También guardan varios días de sus Santos: de modo que sus días en número son más de lo que los judíos mismos observaron.

Las razones ya alegadas contra los días dedicados a Cristo, pueden servir también contra los días dedicados a los santos y los ángeles. Podemos mirar con seguridad que los cinco días actualmente solicitados traerán todo el resto, para compensar nuestra conformidad con nuestro vecino Kirk, lo que para nosotros no es legal. Nunca fueron eliminados de entre ellos: los hemos abandonado y abjurado. Si el apóstol reprendió a los gálatas con tanta brusquedad que comenzaron en el espíritu, volvieron a la carne, es decir, a las ceremonias de la Ley de Moisés, alguna vez ordenadas por Dios, qué reproche merecemos después de haber comenzado en el Espíritu, y correr tan bien y tanto tiempo, si volvemos a las tradiciones y supersticiones humanas.

Para concluir, estimar un día por encima de otro con respecto a cualquier misterio ciertamente conocido, o comúnmente conocido por haber sido forjado ese día; testificar esta estimación por cese del trabajo; idear un servicio particular que se debe hacer sobre él, teniendo en cuenta que la forma o parte del servicio aceptable para Dios, porque se realiza ese día, es observar un día; y de esta manera observamos los días de aniversario. La misma consideración se puede aplicar a una hora de aniversario.

  1. El principio común de los teólogos fue reconocido por el ficticio obispo de Galloway en su sermón en las últimas navidades. Puede ofenderte, dijo, que este es un día sagrado. Yo digo que no hay poder, ya sea civil o eclesiástico, que pueda hacer un día sagrado: no hay Rey, ni Kirk: solo el Señor que hizo el día y lo distinguió de la noche: ha santificado el dia de Reposo. 

Covenanter Collection Best Seller´s 

      Blessreformed@yahoo.es

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s